Cuidado de las joyas

Para limpiarlas utiliza agua tibia, jabón neutro y un cepillo.

Guárdalas en los sobres que incluimos con cada joya o en un joyero para protegerlas de elementos externos que puedan dañarlas.

Evita utilizar nuestras joyas en el mar o en la piscina, así como rociarlas con perfume o alcohol directamente sobre ellas.

Ten en cuenta que hay factores que pueden hacer que el baño se pierda levemente como son: el uso de productos químicos, la sudoración corporal o incluso nuestro propio PH.

Si cuidas tus joyas de Zante se mantendrán perfectas durante mucho tiempo.